Viernes 23 de agosto de 2019
Facebook Twitter Instagram RSS
PROVINCIALES | 21.19.2019

Eximieron a los teatros del pago de una tasa y se terminó uno de los conflictos entre Vidal y Arroyo

Finalmente, los teatros marplatenses no deberán abonar la tasa de publicidad y propaganda, que debían afrontar por la utilización de marquesinas y cartelería para la promoción de los espectáculos.

Tras diversos cruces entre la gobernadora María Eugenia Vidal y el intendente de Mar del Plata, Carlos Arroyo, el Concejo Deliberante eximió ayer a los teatros locales del cobro de la tasa de publicidad y propaganda. Vidal lo pidió, Arroyo lo negó pero ahora habría asegurado que no vetará la medida.
Los proyectos que impulsaron esta eximición fueron de la autoría de Vilma Baragiola del radicalismo y de la concejala kirchnerista Virginia Sívori. El proyecto establece que los teatros no deberán pagar por la utilización de marquesinas y cartelería para la promoción de los espectáculos teatrales y también se condonarán las deudas que los teatros mantenían con la Comuna en relación a esta tasa.
Vale recordar que la Gobernadora le envió una carta a Arroyo en la que le pidió que "se abstenga" de cobrar la nueva tasa. Le recordó "el profundo trabajo" de la Provincia "para que la ciudad de Mar del Plata tenga una buena temporada", y valoró las "playas públicas equipadas, accesibles y gratuitas; la promoción del consumo mediante descuentos y una oferta cultural gratuita y complementaria con la ya existente en la ciudad".
Sin embargo, el jefe comunal había sostenido que "voy a seguir cobrando la Tasa mientras la ley esté vigente". "Yo no puedo desistir de la aplicación de una ley, de una Ordenanza que data de abril de 2018", había dejado en claro Carlos Arroyo en declaraciones a medios marplatenses.
Con la eximición aprobada por decreto por el Concejo Deliberante, la ley a la que hacía referencia Arroyo ya no está vigente y según indicó el portal 0223, fuentes del municipio aseguraron que "no se va a vetar" la normativa y de esta manera quedará saldado uno de los tantos entredichos que mantienen Vidal y Arroyo.