Viernes 15 de febrero de 2019
Facebook Twitter Instagram RSS
LOCALES | 11.19.2019

Gissella Solís murió envenenada con un insecticida

Los informes toxicológicos revelaron la presencia de un poderoso veneno en el cuerpo de la mujer de 47 años.

En medio del estupor por los 27 femicidios registrados en el inicio de 2019, en las últimas horas se conocieron datos decisivos respecto a cómo fue asesinada la odontóloga de Berisso Gissella Solís Calle. Según reveló un informe toxicológico, la mujer de 47 años murió por envenenamiento. Su pareja, Casimiro Abel Campos, cuya camioneta fue registrada por cámaras de seguridad en la zona donde se halló el cuerpo de la víctima, se suicidó tras saber que la policía lo buscaba y se presume que fue él quien le suministró un poderoso insecticida llamado metomilo.

En este contexto, este lunes por la mañana, la fiscal a cargo de la investigación, Ana Medina, dio a conocer el resultado de los informes científicos y confirmó la presencia de veneno en cuerpo de la víctima. "Se analizó un líquido que se encontró en el estómago y hay algunos elementos del veneno que le encontraron a Campos cuando se suicidó", explicó Medina en diálogo con la prensa.

Vale recordar que, pocos días después de la desaparición de la odontóloga, vista con vida por última vez el miércoles 16 de enero, su pareja Casimiro Abel Campos se refugió en el hotel Catedral, en el centro de La Plata, luego de haber viajado a Lobería, donde tenía otra mujer e hijos. Cuando los oficiales de la policía tocaron a la puerta, se escuchó una denotación: Campos se había disparado en la cabeza con una escopeta. En ese lugar, los investigadores hallaron un paquete del mecionado insecticida.

En tanto, este lunes por la mañana, se confirmó que fracciones de ese veneno también estaban en el estómago de Gissella. "De la muestra del líquido de la cavidad abdominal se encontraron algunas fracciones que se corresponden con el principio activo metomilo", indicó la fiscal Medina.

Según los especialistas, ese veneno es muy fuerte y causa la muerte de inmediato: es tóxica tanto su ingesta como su inhalación, pero como se hallaron los rastros del metomilo en el estómago de la mujer, los peritos confirmaron que Solís Campos lo ingirió.

Ahora, la investigación seguirá su curso para determinar si alguien ayudó a Campos a enterrar el cuerpo de Gissella o a envenenarla y, de ser así, se pondrá el foco en el círculo más íntimo del excombatiente.