Lunes 17 de diciembre de 2018
Facebook Twitter Instagram RSS
PROVINCIALES | 3.18.2018

Una empleada doméstica del Nordelta sufrió discriminación y fue obligada a bajar del colectivo

Semanas atrás los trabajadores denunciaron que los propietarios habrían hablado con la empresa de combis Mary Go y le habían comunicado que no quieren compartir viajes con ellas porque tienen “mal olor y hablan mucho”. Mirá el video.

Los trabajadores del Nordelta siguen sufriendo la discriminación por parte de las empresas de transportes y los propietarios de las casas de las islas. Esta vez, una trabajadora doméstica, fue obligada por el chofer a bajarse del transporte por “ordenes de la empresa”.

En un Video publicado en la edición de Pagina/12 se puede ver como la empleada responde la orden del chofer enojada, al grito de “nos viven discriminando”. Semanas atrás los trabajadores denunciaron que los propietarios habrían hablado con la empresa de combis Mary Go y le habían comunicado que no quieren compartir viajes con ellos porque tienen “mal olor y hablan mucho”.

“Compañeras han escuchado a sus patronas hablar por teléfono o tener reuniones con otros vecinos donde decían que no querían viajar con nosotros por nuestra forma de vestir, porque hablamos mucho de nuestra vida cotidiana, porque algunas hablan guaraní y porque tenemos mal olor”, relató una de las trabajadoras a Página/12.

Los dueños no solo que no dejan que viajen en la empresa Mary Go, sino que también, se manifestaron en contra de la iniciativa llevada adelante por el intendente Julio Zamora para resolver esta situación. La semana pasada el jefe del distrito presentó un proyecto para que la línea de colectivo 723 desvíe su recorrido e ingrese al barrio privado, algo que obviamente, siempre fue denegado por los dueños del Nordelta.

La semana pasada, el bloque de Cambiemos del distrito de Tigre en consonancia con los vecinos de los barrios privados, impidieron la chance de que los empleados que trabajan en el puedan utilizar la línea 723 para volver a sus hogares.

El proyecto no pudo ser votado sobre tablas como pretendía Unidad Ciudadana y el Frente Renovador y pasará a comisión. Desde el espacio del massismo habían manifestado que en esa comisión no cuentan con los votos necesarios.