Martes 13 de noviembre de 2018
Facebook Twitter Instagram RSS
ECONOMIA | 18.18.2018

Los altos índices inflacionarios afectan los consumos elementales de la población

Una encuesta del CEPA reveló que en los hogares bonaerenses, disminuyó significadamente el consumo de alimentos básicos y de medicamentos. "La evolución muestra que en todos los niveles socioeconómicos (alto, medio, bajo) hubo un porcentaje relevante de encuestados que disminuyó las cantidades consumidas", expresaron.

En el marco en que el INDEC registró una inflación del 6,5% en septiembre y trepó al 32,4% en lo que va de 2018, el Centro de Economía Política (CEPA) y el Instituto de Proyección Ciudadana realizaron un encuesta durante el mismo mes, en el área metropolitana, donde se consultó por los recientes cambios de hábitos de consumo en los hogares.

En este sentido, la fuerte suba de los precios, la devaluación y la inflación afectaron el consumo en todos los níveles socioeconómicos, con ejemplos concretos como la disminución de la carne en un 54%, contra un 40% que mantuvo el mismo consumo y que, además, no registró ningún aumento entre los encuestados. Cabe destacar, que según datos del INDEC, la carne aumentó entre un 35 y 45% en lo que va del año.

Además, el consumo de medicamentos, que desde 2015 a hoy, aumentaron en un 172% (según otro informe de CEPA), se mantuvo mayoritariamente estable, igualmente disminuyó un 23% contra un aumento de solamente 2%. Mientras que, el 34% de los participantes de la encuesta disminuyeron el consumo de lácteos, el 63% frutas y verduras, 44% gaseosas, jugos y soda, 69% salidas y esparcimiento y 39% combustible.

En los resultados, se visibiliza una caída que afecta a todos los níveles socioecónomicos. "En términos generales, mientras que los de nivel socioeconómico bajo tienden a reducir mas el consumo en productos de primera necesidad, los sectores medios y altos lo hicieron en salidas recreativas y combustibles", expresa la encuesta de CEPA.

De este modo, los encuestados demostraron la preservación de consumo de alimentos de la canasta básica por sobre salidas recreativas o combustibles, debido a la pérdida de poder adquisitivo. El 73% de los de nível socioeconómico alto, el 71% de nível medio y el 63% nível bajo, disminuyeron las salidas recreativas, siendo CABA la zona más afectada, según la encuesta.

"En relación con la zona de residencia de los encuestados, el comportamiento es similar a lo observado en los cambios en el consumo", explica el informe, que agrega que la disminución del consumo de alimentos "es algo inferior en CABA respecto de las tres zonas del GBA (norte, sur y oeste) y además "se destaca el porcentaje de personas que disminuyeron el consumo de carne en GBA Oeste y GBA Norte (60% y 61% respectivamente).

Por último, en cuanto a los combustibles, YPF y las demás petroeleras aumentaron sus naftas casi todos los meses, llegando a vender hoy la premium en $44 el litro y la súper en $38. Así, el consumo de combustibles tuvo su retroceso un 39% en promedio según los encuestados por CEPA, y en detalle, entre los de poder socioeconómico alto un 32% y en los de bajo un 37%.