Domingo 09 de diciembre de 2018
Facebook Twitter Instagram RSS
PROVINCIALES | 17.18.2018

La justicia en la era Vidal: Los aprietes al descubierto

El juez que rechazó el pedido de detención a Pablo Moyano denunció al operador judicial de Vidal, Julio Conte Grand, por presionarlo a través de los medios durante los días previos a su resolución. Además, recibió amenazas telefónicas una vez efectuado el rechazo a la petición del fiscal.

El juez de garantías de Avellaneda, Luis Carzoglio, resolvió ayer el rechazo al pedido de detención de Pablo Moyano. Desechó una a una las acusaciones y el material probatorio con que el fiscal Sebastián Scalera lo acusó de liderar una asociación ilícita en conjunto con la barra brava de Independiente. Según Carzoglio, el fiscal le endilgó a Moyano la "cobertura, asistencia y acción conjunta", cuando para liderar una banda criminal faltaron las pruebas de "las instrucciones, directivas y otras señales de mando".

También calificó a la petición del fiscal (detención de Moyano) como "endeble en sus fundamentos y hasta contradictoria" y consideró que "sin indicio alguno ni prueba agregada en autos", Scalera "direcciona su investigación enfocándola hacia la dirigencia de Independiente". Previamente, en el fallo, anticipó "las presiones ejercidas desde distintos ámbitos de la sociedad".

El domingo 14 de octubre en La Nación y el 15 en Clarín se publicaron dos notas casi idénticas que le recordaban al juez sobre sus sumarios abiertos y pedidos de indagatoria. Además, se le adjudicó una pertenencia política al peronismo. Lo más grave fue que, en ambos artículos, se le avisó sobre la posibilidad de un jury de enjuiciamiento en su contra.

Así fue que ayer a las 20 el juez habló ante los medios y denunció a la Procuración General de la Provincia por "los datos aparecidos en La Nación y Clarín". "Únicamente pudieron haber provenido de la Procuración General de la Provincia de Buenos Aires", sentenció frente a los micrófonos. De esta forma quedó expuesto públicamente lo que se conocía en lo subterráneo. El operador judicial por excelencia de María Eugenia Vidal es Julio Conte Grand. Un funcionario público.

El juez de Avellaneda también denunció que, tras la redacción de su fallo, su cónyuge "recibió dos llamados telefónicos a las 11:10 y a las 11:20 de la mañana amenazándola de muerte a ella y a mi" y añadió que "en el llamado hicieron alusión a los problemas físicos que padece ella", en referencia a un conocimiento acabado de los amenazadores sobre la intimidad del juez. Sin embargo, concluyó que "a mi no me van a correr con carpetazos".

No conforme con esto, el jefe de los fiscales de la Provincia instó ayer a través de los medios a que Carzoglio presente pruebas de lo que denunció y le advirtió que "va a tener que ratificar su denuncia formalmente y someterse al riesgo de una falsa denuncia". Así se comporta el titular de la Procuración bonaerense. Un ente autárquico que fue denunciado, a nivel nacional, durante la gestión de Gils Carbó, como un apéndice del kirchnerismo pero que hoy, en la Provincia, opera abiertamente ante fallos contrarios a los deseos de Mauricio Macri y María Eugenia Vidal.