Jueves 18 de octubre de 2018
Facebook Twitter Instagram RSS
ECONOMIA | 8.18.2018

El secreto detrás del pago retroactivo de los usuarios a las empresas de gas

Un informe del CEPA reveló cuál es el argumento que sostienen las distribuidoras de gas para que sean remuneradas por los usuarios. La suba del dólar y los incumplimientos de Cambiemos a la norma para que el impuesto a los usuarios sea viable.

La polémica resolución por parte del gobierno nacional, en la que los usuarios deberán hacerse cargo con su bolsillo de la pérdida de dinero que sufrieron las empresas distribuidoras de gas sigue en el ojo de todos. Ya que, a través de una financiación de 24 cuotas se obligará al usuario a un pago extra para compensar a las empesas tras la imparable corrida cambiaria y devaluación.

"Se está trasladando al usuario la inoperancia de las empresas distribuidoras que, en un marco de inestabilidad cambiaria, no tomaron los recaudos necesarios, por ejemplo, a través de instrumentos que cubran el riesgo ante cambios abruptos del valor del dólar", denunció el Centro de Economía Política Argentina en su último informe.

De este modo, el principal argumento de las empresas distribuidoras de gas (Metrogas, Camuzzi, Gas Cuyana y Eco Gas que controlan el 85% del negocio), se basa en que el importe que ellos hicieron para comprar el gas a las empresas productoras se realizó en un contexto donde el dólar se fijo en $20,34 y, solo en 4 meses, la divisa subió abruptamente hasta alcanzar, y hasta a superar, los $40.

En este sentido, la causa del problema millonario para las distribuidoras se observa en la cadena de pagos. "El pago de las facturas de servicios de gas que realizan los consumidores, en pesos, es recaudado por las distribuidoras y éstas, a su vez, pagan a las empresas productoras de gas, el valor del gas provisto, fijado en dólares", explica el CEPA y agrega que el origen del conflicto se dio por "la constante devaluación del peso durante casi 4 meses, que significó diferencias de cambio millonarias entre el pago de las distribuidoras realizado en pesos y el valor del gas en dólares".

Sin embargo, el gobierno, responsable de la corrida cambiaria en sólo cuatro meses y lejos de encontrar una solución para la pérdida de las empresas que no comprometa aún más al bolsillo de la gente, estableció un nuevo pago "retroactivo" no contemplado por la normativa vigente desde 1992 y en un contexto de aumento de precios en los principales rubros. Cabe destacar, que se conocieron en las últimas horas algunas ofensivas contra la resolución por parte de ONG y opositores y también contra el secretario Javier Iguacel por abuso de autoridad por parte del Fiscal Guillermo Marijuan

"El texto del decreto reglamentario 2255/92 indica que: "podrá presentar a la Autoridad Regulatoria nuevos cuadros tarifarios para su aprobación y registración con el correspondiente recálculo de G1 establecido en 9.4.2.6., los que serán puestos en vigencia en los plazos y condiciones previstos en 9.4.2.4., sin perjuicio del correspondiente ajuste a la tarifa del período estacional siguiente, establecido en el parágrafo anterior", publica el CEPA. Es decir, que bajo ningún aspecto la renegociación tarifaria habilita la aplicación de un retroactivo como decidió Cambiemos.

Por último, el verdadero negocio en el "pago extra" de 24 cuotas, que reclaman las empresas a los usuarios es, según CEPA, que en el cálculo estimado "se cobran intereses sobre intereses" y aseguran que no sólo se trata de "una transferencia de renta al sector enérgetico" sino que la inclusión de los intereses, "implica un gran negocio financiero casi de la misma magnitud".