Jueves 13 de diciembre de 2018
Facebook Twitter Instagram RSS
PROVINCIALES | 27.18.2018

El Frente Renovador presentó un proyecto para garantizar un Servicio Alimentario Escolar de calidad en la Provincia

Jerarquización del SAE, garantizar financiamientos que se actualicen por inflación y con contratación de proveedores y productores locales. Prohíbe la privatización del servicio. "El programa actual tiene cada vez más falencias", sostuvieron.

El Frente Renovador presentó un proyecto de ley para mejorar la calidad del Servicio Alimentario Escolar (SAE) y transparentar los mecanismos de financiamiento de los recursos destinados a las escuelas. El diputado provincial Pablo Garate, el concejal platense Luciano Sanguinetti y los consejeros superiores de Educación de la Provincia, Luciana Padulo y Diego Di Salvo, fueron quienes presentaron ayer la iniciativa en el anexo de la Cámara de Diputados bonaerense.

Entre los principales puntos del proyecto está el poder jerarquizar como ley al SAE "para garantizar el derecho a una alimentación como condición previa y necesaria para el aprendizaje", establecer un mecanismo de financiamiento con una cantidad de recursos mínimos que deben garantizarse y que se actualicen trimestralmente por inflación.

Sobre esto, Sanguinetti brindó datos sobre el estado de la cuestión a nivel bonaerense. "En la provincia de Buenos Aires más de 1,8 millones de niños y niñas, la mayoría de los sectores vulnerables, se alimentan en la escuela. Observamos entonces que en la Provincia de Buenos Aires 6 de cada 10 chicos que asisten a un establecimiento educativo lo hacen en una escuela pública estatal provincial y 7 de cada 10 de esos chicos reciben al menos algún tipo de alimentos. Lo que hay que tener en cuenta, es que para 2 de cada 10 de esos chicos el SAE le significa el almuerzo del día, es decir, comen en la escuela pública”.

La iniciativa también prevé objetivos de transparencia y gestión. Se proponen instancias de contralor para supervisar los gastos. Por otro lado, el proyecto establece la prioridad de contratación de proveedores y productores locales (distritales) y la prohibición de tercerizar el servicio.

Para Sanguinetti, que también dirige el Observatorio de Calidad Educativa, "el programa actual tiene cada vez más falencias que llegan a impedir el normal cumplimiento de sus objetivos iniciales”. Mientras que el diputado Garate apuntó que la jerarquización del SAE debe "resultar favorecedor de la inscripción, permanencia y promoción de alumnos en el sistema educativo".