Martes 11 de diciembre de 2018
Facebook Twitter Instagram RSS
PROVINCIALES | 3.18.2018

A un mes del fallecimiento de Sandra y Rubén, la comunidad educativa marcha por las calles de Moreno

Desde aquel trágico 2 de agosto, unas doscientas escuelas continúan cerradas en Moreno. Los gremios sostienen que fueron muertes evitables y responsabilizaron al gobierno de María Eugenia Vidal.

El pasado 2 de agosto una explosión producto de una pérdida de gas en la cocina de la Escuela N° 49 de Moreno acabó con las vidas de Sandra Calamano, vice directora, y Rubén Rodríguez, auxiliar del establecimiento. El suceso puso al descubierto el abandono de la educación pública por parte del gobierno de María Eugenia Vidal y, tras un mes del trágico suceso, los gremios docentes se movilizaron por las calles de Moreno.

Desde el primer momento los sindicatos docentes bonaerenses sostuvieron que fueron "muertes evitables" ya que la pérdida de gas fue denunciada al menos seis veces por padres y autoridades de la escuela. El Consejo Escolar del distrito estaba intervenido desde 2017 por la Provincia, que designó un interventor.

"La desidia y el abandono del Gobierno de María Eugenia Vidal se cobraron dos vidas, dos personas valiosas y de gran aporte en su comunidad", afirmó Suteba, el gremio liderado por Roberto Baradel, en un comunicado. "Este lamentable hecho podría haberse evitado si las autoridades hubiesen escuchado nuestras demandas respecto a la preocupante situación de infraestructura que atraviesan las escuelas bonaerenses", agregaron. Vale recordar que meses atrás, el Frente de Unidad Docente Bonaerense presentó un detallado informe a la Gobernación con el estado de la infraestructura al que las autoridades provinciales hicieron caso omiso.

Las columnas de manifestantes se agruparon esta mañana en distintos puntos de la ciudad. Vecinos, docentes, gremios, organizaciones políticas y estudiantiles confluirán en la ruta 23 y Acceso Oeste, donde se encuentra la Plaza Fuentealba. Tras la tragedia, más de doscientas escuelas permanecen cerradas en Moreno por problemas de infraestructura.

En ese sentido, la presidenta de la Federación de Educadores Bonaerenses, Mirta Petrocini, amplió que "hay miles de escuelas con problemas de filtraciones, falta de mantenimiento, riesgo de electrocución, chapas sueltas en el techo, cloacas o pozos ciego que se desbordan, riesgo de derrumbe, falta de baños y otros inconvenientes que se vienen registrando y denunciando hace mucho. Pero el Gobierno le quiere hacer creer a la sociedad que el problema de la Educación son los gremios que exigen mejores condiciones de enseñar y aprender”.