Miércoles 15 de agosto de 2018
Facebook Twitter Instagram RSS
INTERNACIONAL | 27.18.2018

Lugo: “La Masacre de Curuguaty fue un montaje para justificar el juicio político que no era más que un golpe parlamentario”

La Corte Suprema de Paraguay absolvió los once campesinos condenados por la Masacre de Curuguaty, que en 2012 desencadenó la destitución del presidente Fernando Lugo. El exmandatario aseguró que se “pone fin hoy a 6 años de un proceso judicial que no fue más que un circo montado para ocultar los intereses de oscuros grupos de poder”.

La Corte Suprema de Justicia de Paraguay absolvió a los once campesinos que habían sido condenados por la Masacre de Curuguaty, que en 2012 provocó la destitución del presidente Fernando Lugo.

La Corte anuló la condena, que había sido cuestionada por organismos de internacionales de derechos humanos, y liberó a todos los detenidos.

El 15 de junio del 2012, cuando un grupo de 300 policías intentó realizar un desalojo de 60 familias campesinas en la localidad de Curuguaty, se produjeron una serie de disparos que dejaron como resultado 17 personas fallecidas (once campesinos y seis policías).

Rápidamente se intentó inculpar a los campesinos, aunque diversos testigos y especialistas denunciaron la presencia de francotiradores, que dispararon tanto a policías como a civiles.

La masacre sirvió de excusa a la oposición para iniciar un expedito juicio político contra el entonces presidente Fernando Lugo, a quien responsabilizó por las muertes. En tiempo record, Lugo fue destituido y los campesinos sobrevivientes procesados y condenados.

Seis años después, el fallo de la Corte Suprema vuelve a desmentir la versión oficial y refuerza la denuncia de Lugo sobre la verdadera trama detrás de la Masacre de Curuguaty.

A través de su cuenta de Twitter, el ex presidente y hoy senador aseguró: “La anulación de la condena a los 11 campesinos de Curuguaty, presos de manera injusta y aberrante, pone fin hoy a 6 años de un proceso judicial que no fue más que un circo montado para ocultar los intereses de oscuros grupos de poder. Justicia para ellos. Justicia para Curuguaty”.

Antes del fallo, el exmandatario había señalado que “lastimosamente la justicia llega, pero llega tarde, a estos campesinos quién les devuelve los años en prisión, con su familia, su trabajo, pero por lo menos es una pequeña muestra de que se puede todavía esperar en Paraguay justicia para todos en igualdad de condiciones”.

“Todo eso fue un montaje grande para justificar un así llamado juicio político, que no era más que un golpe parlamentario”, sostuvo.

Mediante un comunicado, el Frente Guasú señaló: “Revocación de condena a presos de Curuguaty pone fin a un caso de 6 años de aberrante injusticia en Paraguay”.

“Luego de 6 años de un proceso judicial plagado de irregularidades que mantuvo de manera injusta y aberrante a 11 compatriotas, campesinos y campesinas presos, se concretó hoy la revocación de la condena a los mismos”, agrega el texto.

La declaración remarca que “durante estos 6 años el Poder Judicial y la Fiscalía General de la República han sido cómplices de un proceso a todas luces irregular y amañado, que tenía como fin ocultar los intereses de oscuros grupos de poder. Este fallo judicial viene a confirmar lo que veníamos denunciando a gritos desde el inicio de este proceso junto a múltiples organizaciones sociales”.

“El Caso de Curuguaty se ha hecho conocido, nacional e internacionalmente, como un emblema de la injusticia reinante en el Paraguay, como también, de la lucha y la resistencia de compatriotas paraguayos, tanto por su libertad, como por el derecho al acceso a la tierra”, sostiene.

Luego afirma que “la libertad de estos compatriotas no debe ser el fin de un episodio fatídico para la historia de nuestro país, que además de haber significado la muerte de compatriotas, significó la vulneración de nuestra democracia, a través del derrocamiento de un presidente legítimamente constituido. Este fallo judicial debe reafirmar el reclamo para exigir justicia y verdad sobre, qué paso en Curuguaty”.

“Estamos seguros que para encontrar una justicia real y de fondo a lo sucedido en el Caso Curuguaty, como en muchos otros casos en nuestro país, es más que nunca necesaria una limpieza total del Poder Judicial, como de la Fiscalía General de la República, controlada hoy día por una rosca mafiosa, y vinculada a los designios de poderes políticos y económicos”, asegura.

El texto concluye que “la entereza de las y los compatriotas que estuvieron injustamente presos, como la lucha de un sinnúmero de organizaciones e individualidades que acompañaron la causa de la lucha por justicia y libertad, significan un ejemplo para toda la sociedad paraguaya, que nos muestran un camino de esperanza para no desistir en la concreción de los ideales de un cambio real para nuestro Paraguay. Hoy la verdad y la justicia han triunfado sobre el engaño y la injusticia”.