Miércoles 23 de octubre de 2019
Facebook Twitter Instagram RSS
PROVINCIALES | 17.18.2018

El ajuste en Provincia para 2019: 50 mil millones de pesos de recorte y obras públicas afectadas

Desde Gobernación se preparan medidas de "ayuda social" para enfrentar la recesión que traerá el ajuste programado tras la llegada del FMI. Reuniones para detallar los aspectos del recorte en el presupuesto 2019.

La crisis cambiaria y el arribo del Fondo Monetario Internacional al país le cambiaron los planes a la gobernadora María Eugenia Vidal. Son constantes las reuniones en la Casa de la Provincia, ubicada en Capital Federal, para definir los detalles del recorte para el 2019, que rondará entre los 35 mil y los 50 mil millones de pesos.

La principal variable que se verá afectada es la obra pública. Caballito de batalla de Vidal, se caracaterizó por el lema "obra que se empieza se termina". Tras el acuerdo alcanzado con el FMI, funcionarios provinciales transmitieron tranquilidad, fundamentalmente a los intendentes del propio espacio, de que no se paralizarían las obras en ejecución. Lo que no quedan dudas es que el año próximo muchas obras previstas no comenzarán. Resta definir cuáles.

Por ello, a sabiendas de que el consumo caerá, y con esto la recaudación, la Gobernadora planea anuncios en torno a beneficios en políticas sociales para los bonaerenses. Las medidas podrían ser anunciadas en los próximos días. Para la clase media, la Gobernación retomó el 50% de descuentos del Bapro en distintas cadenas de supermercados, que comenzará mañana.

Ahora, los funcionarios de Vidal trabajan para medidas paliatorias para los sectores vulnerables que, saben, serán los más afectados por el ajuste, la pérdida de poder adquisitivo, la falta de empleo y la inflación. La Gobernadora ya sinceró, días atrás, que "la inflación va a ser más alta" de lo previsto.

Durante esta semana continuarán las reuniones en la Casa de la Provincia, a las que se sumarán dirigentes e intendentes peronistas. Además, Vidal actúa en tándem con el Jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, frente a las presiones de los gobernadores justicialistas que pretenden que Provincia y Ciudad pongan el hombro frente al ajuste.

De todos modos, estaría descartado el traspaso de AYSA pero lo que sí se discutiría en la mesa de negociaciones es que tanto Larreta como Vidal se hagan cargo del transporte metropolitano y las empresas eléctricas Edenor y Edesur.

La preocupación central gira en torno al posible impacto del ajuste de cara a un año electoral, en el que Cambiemos se juega la continuidad en el poder. De allí la importancia que Vidal entiende en las medidas de carácter social para contener el descontento social por la retracción de la economía y por, como ya avisó, "la dificultad que vamos a pasar en los próximos meses".