Sábado 21 de julio de 2018
Facebook Twitter Instagram RSS
POLITICA | 11.18.2018

Llegada del FMI: se estima un recorte en empresas estatales que asciende a 10 mil puestos de trabajo

Los datos los aporta un relevamiento realizado por el CEPA. "En la etapa del gradualismo los despidos ascendieron a aproximadamente 4.500 casos", reconocen desde el Centro y agregan que con el objetivo de cumplir los pedidos del FMI, podría agudizarse mucho más el recorte.

En uno de sus últimos informes, titulado "El saneamiento de las empresas estatales", el Centro de Economía Política Argentina (CEPA) realizó un análisis de cómo mutó, desde la asunción de Cambiemos, el manejo de las empresas estatales que pasaron de una marcada presencia y control del Estado con el kirchnerismo a la ensañada búsqueda de reducción de transferencias para bajar el déficit fiscal con el actual gobierno de Macri.

En la evaluación realizada, el CEPA describe el diágnostico que sacó el equipo económico de Cambiemos de la evaluación de 31 empresas estatales. En primer lugar, se centra en un apartado llamado "El punto de partida" y sus criticas a la refundación del Estado durante la época kirchnerista.

"El análisis del documento revela la critica, por elevación, al Estado como accionista y administrador de sectores de la economía relevantes para el desarrollo, cuando en efecto se realiza una justificación del proceso de privatizaciones en los 90 por la incapacidad del estado de brindar servicios eficientes", expresa el Centro económico.

En este sentido, según lo declarado por los funcionarios de Mauricio Macri en el apartado mencionado, rememoran lo hecho por el menemismo y consideran que "buena parte de las compañías del Estado, por ejemplo, llegaron deterioradas a fines de los ‘80, con déficits generalizados, infraestructura atrasada y poca capacidad de brindar bienes o servicios a la población. En los ’90 se inició un rápido camino de privatizaciones, urgido por corregir los problemas de déficit e infraestructura".

Por su parte, el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, en el 2016 había declarado que el ex oficialismo organizó "una campaña extrañísima donde asocia el arreglo con los holdouts con volver al Fondo. Justamente es casi casi una propuesta contrapuesta, es salir del default, poder financiarse en los mercados internacionales, para no tener que ir al Fondo. El arreglo con los holdouts es el camino para no ir al Fondo", opinó.

En consecuencia, para el equipo de Cambiemos que finalmente optó por ir al Fondo Monetario Internacional dos años después de los dichos del ministro Dujovne, "con la estatización regresaron muchos de los problemas tradicionales de la gestión empresaria del Estado argentino: administración inexperta e improvisada, empresas sin rumbo, déficits crecientes y utilizadas para usos políticos y carcomidas por la corrupción", explicaron.

Por otra parte, y con el objetivo de cambio, el actual oficialismo buscó planificar un ajuste en las transferencias del Estado a sus empresas consideradas sobredimensionadas. CEPA advierte que "el objetivo evidente reside es la mera reducción de los montos" y ejemplifica entre otros, con el caso de Aerolíneas Argentinas que en 2015 recibió un monto de 7.059 millones de pesos y en 2016 se redujo a 4.387 millones. "La otra empresa cuyas transferencias se han visto sensiblemente recortadas refiere a ARSAT, cuya producción ha sido discontinuada por decisión del Gobierno Nacional" agrega.

Sin embargo, el objetivo del informe se centra en los despidos. "Entre 2015 y 2016 se redujo la cantidad en 1.436 casos", revela. Pero, al mismo tiempo, explica que en la comparación interanual y si se tiene en cuenta a las empresas por separado, se percibe que la reducción fue aún mas pronunciada con la baja de 2.199 empleos y con un ingreso de solo 736 empleados nuevos.

En la búsqueda de reducir el gasto público, "los despidos en el primer año de Cambiemos impactaron sobre el sector público en general y sobre las empresas públicas en particular" expresa el CEPA.

Por último, en el avance del informe, se centra en lo sucedido hasta la actualidad: "Los despidos en las empresas estatales alcanzaron 2.264 entre enero de 2017 y mayo de 2018", asegura. Y opina que con la llegada del FMI, habría una ascendencia de despidos que pasaría de 4.500 a 10 mil. "Implicaría una creciente conflictividad, duplicando la estimación de despidos de estas empresas entre diciembre de 2015 y hoy, con un fuerte impacto en materia económica y con despidos en prácticamente todas las empresas estatales", sentencia el informe.