Viernes 21 de septiembre de 2018
Facebook Twitter Instagram RSS
INTERNACIONAL | 9.18.2018

Brasil: continúa la injusticia contra Lula

El juez federal Rogerio Favreto ordenó liberar al expresidente, pero la Policía Federal y el juez Sergio Moro, quien se encuentra fuera de funciones, desconocieron la orden judicial. Luego de una compleja jornada, el presidente del Tribunal Regional Federal N°4 decidió que el líder del PT permanezca preso. El PT llamó al pueblo brasileño a una gran movilización.

Las presiones del poder económico, de los militares, del gobierno golpista de Michel Temer y de la Red Globo, impidieron que el líder del Partido de los Trabajadores (PT), Luiz Inacio “Lula” Da Silva, fuera liberado hoy, como había ordenado el juez federal Rogerio Favreto.

Este domingo, Favreto aceptó el Habeas Corpus presentado por tres diputados del PT, pero la Policía Federal y el juez Sergio Moro, se negó a cumplir la orden judicial. Luego de varias disputas entre las autoridades judiciales, el presidente del Tribunal Regional Federal N°4 (TRF4), Thompson Flores, emitió un nuevo fallo en el que dictaminó que Lula debe permanecer preso.

Cuando se conoció el fallo de Favreto, el juez federal de primera instancia Moro, quien encuentra de vacaciones y, por tanto, fuera de funciones, intentó anular la orden judicial.

Moro, el juez que condenó a Lula en primera instancia sin pruebas (pero aseguró que tenía “la convicción” de que había cometido el delito y que eso, para él, era suficiente para condenarlo), no podía rechazar la decisión de Favreto por tratarse de un juez de instancia superior. Por ello, el juez de segunda instancia ratificó su fallo y anuncio que Moro sería acusado de obstrucción a la justicia si volvía a interponerse.

Luego, otro juez del TRF4, João Pedro Gebran (quien también está de vacaciones) intentó anular la decisión de Favreto de aceptar el pedido de Habeas Corpus presentado por los diputados del PT Paulo Pimenta, Wadih Damous y Paulo Teixeira. Y una vez más Favreto ratificó su medida, argumentando que no precisa la autorización de otro juez para dictar ese fallo, y dio un plazo de una hora para que la Policía Federal liberara a Lula.

“Es simplemente inconcebible que la orden de un desembargador de Tribunal Regional Federal sea irrespetada, como quiere Sergio Moro, que es de instancia inferior”, aseguró el PT en un comunicado emitido este domingo.

Esas acciones, agregaron, demuestran que el sistema judicial brasileño “está al servicio de intereses políticos y económicos, en Brasil y también en otros países, que no toleran el proyecto de desarrollo con justicia e inclusión social que Lula representa”.

Sin embargo, luego de una jordana de movilizaciones en favor de la libertad de Lula y de disputas judiciales, se impusieron las presiones de los grupos de poder hegemónico, cuando el presidente del TRF4, Flores, emitió un nuevo fallo y dictaminó que Lula debe permanecer preso.

“Determino el retorno de los autos al gabinete del juez relator del caso Lava Jata João Pedro Gebran Neto, así como la manutención de la decisión proferida por él”, dijo Flores.

Y agregó: “Comuníquese con urgencia a la Policía Federal y al Ministerio Público Federal”.

Lula, el candidato con mayor intención de voto para las elecciones presidenciales de octubre, pudo ser liberado luego 92 días como preso político.

Este domingo, como aseguraron las autoridades del PT, “fue reconocido el derecho del compañero Lula a defenderse en libertad de la sentencia arbitraria y disputar la presidencia de la República en igualdad de condiciones con los demás candidatos”.

"Quedó claro que ellos están haciendo todo lo posible por no dejarlo salir. Ellos tienen miedo de que Lula salga y gane las elecciones, porque él las va a ganar y así nos dicen las encuestas. Lula va a ganar, ellos no tienen liderazgo ni político ni popular. Lula es el liderazgo de este país", aseguró la presidenta PT, Gleisi Hoffmann, al conocerse la decisión de Flores.

Desde las afueras del Sindicato de Metalúrgicos en Sao Paulo, Hoffmann llamó al pueblo a llenar las calles y anunció que iniciarán una gran movilización.