Viernes 13 de diciembre de 2019
Facebook Twitter Instagram RSS
PROVINCIALES | 28.18.2018

La Defensoría de Pueblo pide un nuevo marco normativo en la Provincia para tratar las adicciones

Se estima que en la Argentina se consumen, en promedio, 13.341 kilos de cocaína y 184.991 kilos de marihuana. "Si bien el aumento de incautaciones registrado fue muy importante en los últimos dos años, no debe perderse de vista el enfoque sobre la demanda" expresaron desde la Defensoría.

En los últimos informes estadísticos sobre investigaciones penales, hubo un aumento considerable sobre aquellas vinculadas a las infracciones a la Ley de Estupefacientes Nº 23.737 que pasaron de 32.749 en 2012 a 51.838 en 2017, es decir un incremento de 58%. "Asimismo, a nivel país, el número de personas encarceladas por este delito creció un 259% en 10 años", expone la Defensoría.

En consecuencia, el Defensor del Pueblo Adjunto, Walter Martello considero que "es indispensable que las adicciones se traten exclusivamente como un tema de salud pública y se activen todos los dispositivos institucionales que existen, los cuales en muchos casos fueron creados por ley”.

En este sentido, pidió por "un nuevo marco normativo que debería contemplar otras propuestas que se debaten en la Legislatura como la realización de un relevamiento anual que incluya información fehaciente, y actualizada, sobre el consumo y la comercialización de drogas ilegales en territorio bonaerense".

Según cifras oficiales aportadas por el Ministerio Público bonaerense, "el 24,46% de investigaciones penales por infracciones a la Ley de estupefacientes tuvieron que ver con hechos vinculados a la tenencia personal", mientras que el 68% estuvieron asociados a la comercialización y solo el 5,84% a la tenencia simple. En cuanto al fuero federal, la brecha entre las infracciones por tenencia para consumo y las de comercialización en Buenos Aires, se achica mucho más y la primera marca un 39%, mientras que la segunda un 45%.

De este modo, si bien la estadística marca que la incidencia de las causas por consumo personal viene bajando a nivel nacional y provincial, en algunos departementos municipales como San Nicolás o Necochea, alcanzan porcentajes del 70% en cuanto a la cantidad de investigaciones penales preparatorias iniciadas por tenencia de estupefacientes para consumo personal. "Son tasas muy elevadas" expresó el Defensor, Walter Martello.

Por otro lado, sobre los jovenes y las infracciones a la ley de estupefacientes, el informe de la Defensoría manifesta que "la participación de jóvenes de 16 y 17 años en delitos vinculados a la infracción a ley de estupefacientes representaron solo un 2,59% del total de la IPP iniciadas en el fuero penal juvenil bonaerense durante el año 2017".

Sin embargo, "se registra que son jóvenes los que colman las cárceles de la Provincia: la mayoría de los presos tienen menos de 30 años y uno de los principales motivos que lo llevan a delinquir está estrechamente relacionado con las adicciones", asegura el informe. Y luego, agrega que de 1000 presos consultados, el 60% dijo haber estado bajo los efectos de la droga o el alcohol cuando cometió el crimen y el 65% realizó mínimo un hurto intrafamiliar para comprar estupefacientes.

Además, sobre las mujeres, Martello aporta dos datos llamativos. "Tanto en las carceles federales como en las bonaerenses, la infracción a la Ley de estupefacientes es el principal delito que lleva al encarcelameinto: de 2016 a 2017 aumentó un 16%", explicó. Y el otro dado es que, en comparación con la población carcelaria masculina, "la incidencia de los delitos vinculados con drogas es casi cuatro veces superior".

Con respecto al nuevo marco normativo que exige la Defensoría, Martello declaró que "el abordaje debe ser integral, enfocado en una perspectiva de la salud y derechos humanos, superando definitivamente los enfoques basados exclusivamente en la represión y la prohibición”.

Para aplicarlo, podría analizarse a modo de "prueba piloto" la impementacion de los Tribunales de Tratamiento de Drogas (TTD) que dependen de la OEA y ya funcionan en varios países de América.

Por último, Martello, informó de que se tratan los TTD. "Son un programa o procedimiento penal alternativo dentro del sistema de justicia, que está dirigido a infractores cuyos delitos están relacionados con su consumo problemático de drogas. El juez o la jueza de la causa puede ofrecerle que se someta a un tratamiento de recuperación y según los casos, puede constituir una alternativa de la pena, distinta a la prisión o disminuirle la pena aplicable al sujeto que ha prestado su consentimiento para someterse a dicho tratamiento", culminó, el Defensor del Pueblo.