Martes 21 de agosto de 2018
Facebook Twitter Instagram RSS
EDITORIAL | 11.18.2018

El acuerdo con el FMI debe pasar por el Congreso Nacional

La secretaria de organización del Movimiento de Unidad Popular (MUP) e integrante del Grupo Callao analizó las implicancias del acuerdo con el FMI y la necesidad de que sea votado en el Congreso.

El acuerdo Stand By que el gobierno de Mauricio Macri firmó con el Fondo Monetario Internacional (FMI) debe pasar por el Congreso Nacional, ya que la deuda que se genera, debe ser consensuada y ratificada por los legisladores nacionales.

Abriendo el paraguas, los legisladores de Cambiemos argumentan que el acuerdo no debe pasar por el Congreso y apelan a la Ley de Administración Financiera. Pero se olvidan del artículo 75 de la Constitución Nacional que deja bien en claro que el Congreso Nacional tiene entre sus atribuciones arreglar el pago de la deuda interior y exterior de la Nación.

Si Macri, Dujovne, Sturzenegger, Caputo y Peña avanzan con este acuerdo, sin remitirlo al Congreso, será una acción inconstitucional y anti democrática que compromete nuestra soberanía nacional, nuestra independencia económica y nuestro desarrollo. El nuestro y el de las futuras generaciones.

Las condiciones y la letra chica del acuerdo Stand By por el cual el FMI nos "prestaría" 50 mil millones de dólares se conocerán en estos días. Lo que ya sabemos es que un acuerdo de estas características condiciona a los países deudores exigiéndoles un mayor ajuste, la baja de salarios, jubilaciones y recortes en seguridad social, educación y salud. En definitiva, abandonar la inversión en los pilares fundamentales para el desarrollo de una nación con justicia social.

Un acuerdo como el que firmó Macri podría comprometer recursos naturales estratégicos como el gas y el petróleo poniéndolos como garantía de la deuda, por lo tanto, y como manda la Constitución, lo que se haya firmado debe pasar estríctamente por el Congreso de la Nación.

Tomando nota de la gravedad de la situación, la oposición política en el Congreso deberá unirse y avanzar con la defensa de los intereses del Pueblo, como lo hizo con la ley de tarifas. Y el Pueblo deberá acompañar en las calles como lo viene haciendo desde diciembre, cuando se trataba la reforma previsional, como lo hizo este 25 de mayo y el 4 de junio.