Viernes 21 de septiembre de 2018
Facebook Twitter Instagram RSS
INTERNACIONAL | 29.18.2018

Brasil: gremio de camioneros sigue en huelga

Los camioneros se mantienen en paro, cumpliendo su octavo día, en rechazo a las medidas económicas impuestas por el gobierno de Temer. El gremio de los petroleros se suma a las protestas.

El gremio de los camioneros brasileños cumplió su octavo día de huelga en contra de los precios elevados de los combustibles y del gas de cocina, en rechazo a la privatización de Petrobras y pidiendo la salida del presidente de esa empresa, Pedro Parente.

Según anunció el director general de la Policía Vial Federal (PRF, por sus siglas en portugués) Renato Dias, se mantienen activos 594 puntos de manifestantes, pero no existe ningún bloqueo total en las carreteras de Brasil.

Aunque el presidente de facto brasileño, Michel Temer, aseguró tener la “absoluta convicción” de que la huelga terminará entre lunes y martes, el titular de la Asociación Brasileña de Camioneros (ABCam), José Fonseca Lopes, señaló que todavía permanecen movilizados en las carreteras alrededor de 250 mil conductores.

El anuncio de Temer sobre la rebaja de 46 centavos por litro al diesel por 60 días y a partir de ese momento reajustes mensuales, no logró frenar el paro de los camioneros.

El gremio asegura que en estas medidas no ve reivindicados sus derechos y no cambian la política de precios de Petrobras.

En ese sentido, la presidenta del Partido de los Trabajadores (PT), Gleisi Hoffmann, afirmó que “si la Petrobras continúa trabajando contra Brasil”, de nada vale la reducción temporal del precio del diesel, ni el recorte de impuestos federales sobre los combustibles, según publicó un diario local.

“Las soluciones propuestas por el gobierno no tocan en la raíz del problema”, agregó.

Y aseguró que el costo fiscal del acuerdo entre el gobierno y algunos representantes de los huelguistas provocará nuevos recortes en el presupuesto de la salud, educación y las políticas públicas que benefician al pueblo.

Por otro lado, el Sindicato Unificado de los Petroleros del Estado de Sao Paulo anunció que se unirán al paro, en solidaridad con los camioneros y en rechazo a la política de reajuste diario de los precios de los combustibles, que impone el presidente de Petrobras.

En un comunicado, el sindicato asegura que “esa política de 2016 favorece el mercado internacional y perjudica el pueblo brasileño”.

Además, exigiendo la renuncia de Parente, la Federación Única de los Petroleros (FUP) informó que harán un paro de 72 horas, convocado para el 30 de mayo.

“La huelga no será por salarios, ni beneficios, sino por la reducción de los precios del gas de cocina, de la gasolina y del diesel; por el fin de las importaciones de derivados del petróleo y contra el desmantelamiento de la empresa, que es estratégica para la nación,” afirmó FUP.