Domingo 19 de agosto de 2018
Facebook Twitter Instagram RSS
PROVINCIALES | 16.18.2018

Denunciaron al APREVIDE por cacheos policiales a niños en eventos deportivos

Sucedió antes del inicio del encuentro entre Sarmiento de Junín y Brown de Adrogué correspondiente al torneo de fútbol Nacional B. El Defensor del Pueblo Adjunto de la Provincia intervino y se abrió una investigación.

Previo al partido que se disputó en el estadio de Sarmiento de Junín, niños fueron sometidos al cacheo que normalmente realiza la policía bonaerense previo al ingreso a las tribunas y despertó la intervención del Defensor del Pueblo que inició una investigación por la posible violación de derechos de niños, niñas y adolescentes.

"Realizaremos una serie de pedidos de informe a la Aprevide, al Ministerio de Seguridad y al Club Sarmiento, que contrató al personal policial mediante el pago de adicionales, para conocer bajo que parámetros normativos se organizó el operativo de seguridad”, explicó Walter Martello, quien está a cargo Observatorio de Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes de la Defensoría.

Ante esto, Martello remarcó que en el territorio argentino "no existe un protocolo único de actuación policial". Por ejemplo, en Catamarca o Neuquén los cacheos policiales a NNyA se pueden instrumentar en aquellos casos en que se encuentren demorados por delitos in fraganti o por orden judicial. Y se efectúan cuando el niño podría esconder entre sus ropas pruebas de un hecho delictivo.

En este sentido, el organismo de Derechos Humanos que tiene como objetivo, proteger, garantizar y promocionar los derechos de todas las personas que habitan en Buenos Aires, manifestó que "el cacheo policial a NNyA en espectáculos deportivos va a contramano preceptos básicos de la Convención Internacional de Derechos del Niño, y de las Directrices de Naciones Unidas sobre el derecho a la protección de la intimidad de los niños y niñas”.

Vale destacar que los menores poseen garantías y derechos como son: la condición especial de los niños; la salvaguarda de su integridad; el respeto corporal; la preferencia de los derechos de los menores; y garantizarles el entorno de seguridad y afecto.

Por último, desde la Defensoría esperarán las respuestas oficiales solicitadas para aclarar estos episodios y tomar cartas en el asunto. "Estaremos atentos a intentar prevenir que se registren episodios que puedan vulnerar derechos básicos" expresó Martello.